Maestría en Gestión de Instituciones Educativas

Modelo Educativo

El IUNIS entiende por competencia a la integración de conocimiento, habilidades y actitudes que son puestas en acción para resolver un problema específico o realizar una actividad en un contexto determinado. Además, se interesa en el desarrollo integral del profesional, motivando la conformación de una cosmovisión sustentada por el servicio, mediante el fortalecimiento del pensamiento crítico.

En el modelo curricular se manifiestan cuatro elementos. En el primero (cosmovisión) se pretende, mediante una reflexión crítica sustentada, que el profesional conforme un pensamiento claro y preciso de sus fundamentos espirituales y morales, que sirvan como un marco de protección en la toma de decisiones éticas en favor del ser humano. En el segundo (investigación), se analizan los procesos científicos que dan sustento a la toma de decisiones y generación de teoría dentro de su campo profesional. Los otros dos elementos del modelo curricular se enfocan en el desarrollo de competencias afines con la profesión, tanto genéricas como específicas.

Para el desarrollo de las competencias se proponen estrategias que permiten un aprendizaje activo, donde el profesional confronta realidades y toma posición en base al conocimiento científico actual, con el fin de solucionar problemas o facilitar la interacción social: aula invertida, resolución de problemas, investigación, autoaprendizaje, metacognitivas, personalizada y colaborativa.

El aula invertida pone en las manos del estudiante el control de su propio aprendizaje, donde el docente estimula acciones que fortalezcan el juicio, selección y uso válido y eficiente de las fuentes de información (Akcayir y Akcayir, 2018). Aunado, promueve las etapas de resolución de problemas propuesta por Tomal y Schwartz (2020): reexaminar la declaración del problema para mantenerlo enfocado hacia el objetivo; analizar la información necesaria para resolver el problema, considerando todas las áreas que se consideren posibles; enlistar las posibles causas del problema, motivando la participación de los involucrados y proponer un plan con un objetivo preciso; e implementar el plan a la vez que se usan medios para valorarlo y hacer nuevos planteamientos que lo lleven a un nivel de satisfacción superior.

El autoaprendizaje requiere cuatro etapas sucesivas: definición de la tarea, planear y establecer objetivos, ponerse en acción y evaluación. Todas estas etapas requieren de la cognición, pero si se lleva a la reflexión de los procesos cognitivos se alcanzan niveles de metacognición que aterrizan en la mejora de las habilidades cognitivas y metacognitivas (Oppong, Shore y Muis, 2018).

Aunque las personas aprenden de manera diferente, el ambiente se puede adaptar para atender esas diferencias individuales y a su vez permitir el desarrollo de nuevas capacidades y habilidades. Se busca proporcionar interacciones que promuevan, mediante procesos iterativos, incrementar los niveles de dominio de las competencias (Vaidya y Sajja, 2018). En este sentido la colaboración juega un papel muy importante, ya que además de fortalecer las características personales, ayuda a interactuar con pares que tienen otras características, estimulando la empatía, respeto y tolerancia que promuevan nuevas perspectivas y procesos de pensamiento.


Akcayir, G. y Akcayir, M. (2018). The flipped classroom: A review of its advantages and challenges. Computers & Education, 126, 334-345. https://doi.org/10.1016/j.compedu.2018.07.021

Oppong, E, Shore, B. M. y Muis, K. R. (2018). Clarifying the connections among giftedness, metacognition, self-regulation, and self-regulated learning: Implications for theory and practice. Gifted Children Quarterly, 63(2), 102-119. https://doi.org/10.1177/0016986218814008

Tomal, D. R. y Schwartz, J. (2020). Conducting research: A practical approach to solving problems and making improvements. Maryland: Rowan & Littlefield.

Vaidya, N. y Sajja, P. (2018). Use of an adaptive agent in virtual collaborative learning environment. S.C. Satapathy and A. Joshi (eds.), Information and Communication Technology for Intelligent Systems – Volume 2, Smart Innovation, Systems and Technologies 84, Doi: 10.1007/978-3-319-63645-0_65